La disruptiva expresión de lo femenino en “La maman et la putain”

337741_10150606028649253_370778515_o

Dibujo de un plano de La mamá y la puta (2011)

Jean Eustache tenía 35 años cuando estrenó La maman et la putain (1973), su película más conocida y que escribió sacando material de su vida real, específicamente de sus relaciones amorosas pasadas, como la que había tenido con Françoise Lebrun, a quien le dio el papel protagónico para que encarnara a Veronika, la enfermera polaca que recita una de las declaraciones feministas más impactantes que me ha tocado ver en el cine.

El monólogo del filme (a continuación transcrito del video) me causó una gran impresión la primera vez que vi la película. Años después, hoy específicamente, lo veo nuevamente y lo entiendo como una representación íntima de uno de los sucesos más importantes del que el feminismo del siglo XX demostró ser capaz en los países desarrollados. Esta manifestación mostró a las mujeres que avanzaron hacia una idea de liberación del género, por primera vez en muchos años, dispuestas a hablar a calzón quitado, a soltarse las fajas que les apretaban la cintura, los peinados que estiraban sus caras, y las cadenas que les inmovilizaban los pies. Sigue leyendo

Anuncios