La disruptiva expresión de lo femenino en “La maman et la putain”


337741_10150606028649253_370778515_o

Dibujo de un plano de La mamá y la puta (2011)

Jean Eustache tenía 35 años cuando estrenó La maman et la putain (1973), su película más conocida y que escribió sacando material de su vida real, específicamente de sus relaciones amorosas pasadas, como la que había tenido con Françoise Lebrun, a quien le dio el papel protagónico para que encarnara a Veronika, la enfermera polaca que recita una de las declaraciones feministas más impactantes que me ha tocado ver en el cine.

El monólogo del filme (a continuación transcrito del video) me causó una gran impresión la primera vez que vi la película. Años después, hoy específicamente, lo veo nuevamente y lo entiendo como una representación íntima de uno de los sucesos más importantes del que el feminismo del siglo XX demostró ser capaz en los países desarrollados. Esta manifestación mostró a las mujeres que avanzaron hacia una idea de liberación del género, por primera vez en muchos años, dispuestas a hablar a calzón quitado, a soltarse las fajas que les apretaban la cintura, los peinados que estiraban sus caras, y las cadenas que les inmovilizaban los pies.

peter_paul_rubens_115

El Juicio de Paris, de Peter Paul Rubens (1639 aprox.)

 

Decenas de veces se ha reinterpretado el mito de El juicio de Paris (imagen del óleo de Peter Paul Rubens) durante la historia de la humanidad, en el cual se celebra un primer concurso de belleza entre las diosas Atenea, Hera y Afrodita, ritual que persiste actualmente y se repite hasta el cansancio con pocas variaciones en los medios de comunicación. Sin embargo, la declaración de Veronika, ante Marie y Alexander, al final de La madre y la puta, tiene la fuerza y la exaltación necesaria para traspasar los límites del estereotipado leimotiv femenino de que las mujeres aspiramos a ser la más bella, deseada y admirada de nuestro entorno cultural.

El monólogo de Eustache y Lebrun cuestiona este concepto establecido de feminidad y echa a tierra la simplista manera de verla a través de la dualidad linda/fea que sostienen esas competencias.  Además pasa por encima de otras polaridades que se nos imponen culturalmente, como por ejemplo: santa/puta, joven/vieja, tonta/inteligente, casada/soltera, madre/no-madre, feliz/amargada, femenina/feminazi, etc., etc.

Desgraciadamente, durante los años sesentas y setentas en Latinoamérica estas nuevas representaciones de lo femenino no fueron adoptadas por los movimientos sociales más importantes de Sudamérica, pues se propagaba en aquel entonces la utopía política, económica y cultural de la igualdad: el socialismo, y con tanta fuerza esta ideología pasó por nuestro hemisferio que poco espacio quedó para otros discursos disruptivos, como el de la liberación femenina y la homosexual.

El monólogo del filme “La maman et la putain” (1973), de Jean Eustache

“Mirad, empiezo a emborracharme y estoy farfullando.

Es absolutamente horrible porque digo lo que pienso.

Y podría quedarme todo el tiempo con vosotros, soy tan feliz.

Me siento amada por los dos.

Y el otro que me mira con ojos de polilla pensando:

‘Pequeña, sigue hablando, pero te pillaré’

Te lo ruego, no estoy fingiendo. Pero ¿qué te has creído?

Para mi no existen las putas.

Para mi una chica que folla con cualquiera no es una puta.

Para mi no hay putas eso es todo.

Puedes chupársela a cualquiera, puedes follas y no ser puta.

No hay putas sobre la tierra, joder, compréndelo.

Seguro tú lo comprendes.

La mujer casada que es feliz…

…y que sueña con follar con cualquiera…

…con el jefe de su marido, con cualquier actor de mierda…

…con el lechero, con el fontanero ¿es una puta? No existen.

¿Qué significa la palabra puta?

Sólo hay coños, sólo hay sexos.

¿Qué te crees? No es triste, ¿eh? Es muy alegre

Yo me dejo follar por cualquiera.

Me follan y me lo paso en grande.

¿Por qué le dais tanta importancia a las historias de sexo?

El sexo…

Me follas bien.

¡Cómo te quiero!

Sólo tú puedes follarme así.

¡Cómo se engaña a la gente! ¡Qué crédulos son!

Sólo hay un tú, sólo hay un yo.

Sólo tú puedes follarme así.

Sólo yo puedo ser follada así por ti.

¡Qué gracioso!

¡Qué horrible y sórdido! ¡Joder!

¡Qué sórdido y horrible!

Si supieras cómo os quiero a los dos.

Y lo poco que tiene que ver con el sexo.

Me desvirgaron recientemente, con 19 o 20 años.

¡Qué poco hace!

Y luego tuve un montón de amantes. Y me follaron.

Puede que sea una enferma, un caso crónico de ninfomanía.

Y sin embargo, me trae sin cuidado.

Quedarme embarazada sería un auténtico tostonazo*

Llevo puesto un tampax y para quitármelo y follarme…

…habría que esforzarse al máximo, me trae sin cuidado.

Si la gente pudiera comprender que follar es una mierda.

Sólo existe una cosa hermosa:

follar porque os queréis tanto…

…que queréis crear un niño que se os parezca.

Si no es algo sórdido.

Sólo hay que follar cuando dos se quieren de verdad.

No estoy borracha.

Si lloro lo hago por toda mi vida pasada.

Mi vida sexual pasada, que es tan corta.

Cinco años de vida sexual es muy poco.

¿Ves, Marie? Te hablo porque te quiero mucho.

Tanto hombres me han follado… Me han deseado, ¿sabes?

Me deseaban porque tengo un culo gordo

…que en un momento dado puede resultar deseable.

Tengo unos pechos bonitos que son muy deseables.

Mi boca no está mal.

Y cuando me pinto los ojos, tampoco están mal.

Y me han follado mucho en el vacío.

Me han deseado así, en el vacío.

No estoy dramatizando, Marie, no estoy borracha.

¿Qué crees? ¿Que me compadezco de mi maldita suerte?

En absoluto.

Me follaban como a una puta.

Pero, ¿sabes? Creo que algún día vendrá un hombre…

…me amará y me hará un hijo porque me amará.

Y el amor sólo es válido cuando se desea tener un hijo.

Si deseas tener un hijo, sientes que os queréis.

Una pareja que no quiere un hijo, no es una pareja, es una mierda.

Cualquier cosa, una mota de polvo.

La parejas liberadas…

Tú follas por un lado, querido, yo follo por el mío.

Somos felices juntos. Nos reencontramos.

Estamos tan bien…

No es un reproche, al contrario.

Mi tristeza no es un reproche, ¿sabes?

Es una vieja tristeza que arrastro desde hace cinco años.

No es asunto vuestro.

¡Qué bien se os ve juntos!

Mirad, vais a ser felices”

*Tostonazo: del español andaluz. Pesado, algo aburrido y que deja aturdido

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s