Anomalisa: La Vieja Tragedia Ante la Belleza


 

La belleza cumple una condena y por eso no ha formado parte de la búsqueda artística de este siglo, de hecho, muchas veces la veo nombrada en los lugares menos trascendentes de la sociedad, en los rincones más artificiales de nuestro sistema. La belleza provoca estragos y por eso su concepto cultural hoy está relegado en catálogos de farmacia, para no conectar con la naturaleza de las cosas. 

Los artistas visuales la evitan, y otros que he visto últimamente la tratan como la promesa vacía que provocó uno de los genocidios más recordados de la humanidad, aquella retórica política que puso en un pedestal un prototipo de perfección y simetría al alcance de unos pocos. Hoy ese discurso ya no tiene asidero intelectual, sin embargo, al observar algunos productos comerciales del cine, la música y el teatro, me atrevo a decir que tal manera de pensar todavía tiene seguidores, y de hecho, a veces es más fácil sentir atracción y rendirse ante estos objetos de belleza.

Por suerte, tenemos la opción de mirar hacia otro lado, a las escenas artísticas y culturales que buscan conectar con personas reales y no con modelos de perfección. Son escenarios donde representaciones de dramas íntimos interpelan a las audiencias y éstas logran sentirse identificadas. Es esta esfera artística la que siempre ha interesado a Charlie Kaufman, guionista y director de esta película. También escritor de otras como Being John Malkovich (1999), Adaptation (2002) y Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004).

Siguiendo con la idea de la belleza, ésta en general tiene un efecto sobre el espectador de paralizar su voluntad. Lo anula; lo suma y lo resta de manera fugaz e instantánea. Te hace sentir víctima de una tragedia personal, en la que te das cuenta lo lejos que estás de alcanzarla, y a la vez, se entrega como un ideal al que puedes perseguir, pero no tocar. Es por esto que la belleza es una experiencia compleja, que yace en los círculos artísticos actuales en una especie de cárcel, sin embargo, aún desde ahí conmueve el alma. Y es así como aparece en Anomalisa.

La historia cuenta la tragedia de Michael Stone, un escritor de libros de autoayuda que está frustrado, depresivo y decepcionado; tiene los sentidos totalmente dormidos, y por lo mismo, no se le ven atisbos de expresividad emocional durante la primera mitad de la cinta. Su problema al parecer es mental, una variación de lo que sufren los personajes de Being John Malkovich, que desean “ser otro” y lo cumplen al encontrar el portal para ser el famoso actor de apellido Malkovich. Michael, en cambio, escucha las voces de todos los otros como si fueran la misma persona.

El personaje, dentro de su agonía, conoce a Lisa en el Hotel Fregoli,  a quien se le escucha una voz distinta, la que Michael buscaba. Lisa parece interesada en Michael. Frente a él, en la pieza del hotel, se dispone a cantarle Girls just want to have fun, de Cindy Lauper, y de ahí en adelante la cinta toma un vuelco impensado.

El hecho de que esta película sea animada en stop motion es un factor que aporta extrañamiento al tener en cuenta que el film está dirigido a un público adulto, además es decisivo el realismo que se logra en los rostros y gestos de los personajes. Junto a Michael puede estar el espectador sufriendo de manera parecida el sonido de la voz de Lisa, pero llegando a comparar éste el breve encuentro romántico de los títeres mecánicos, con los que ha vivido en su propia vida.

La vivencia de un momento revelador de belleza es difícil de soportar y al mismo de dejar pasar. Provoca deseo y obsesiona. Es una contradicción que toda persona, por más condenada que pueda parecer, debería experimentar alguna vez en la vida. Anomalisa está ahí  para entregarte ese placer y luego dejarte caer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s