Oscar 2015: Boyhood y Birdman en el centro y American Sniper al margen*


BOYHOOD1

 *Recomiendo haber visto las películas nombradas antes de leer este comentario, pues evito contar sus tramas.

              Queda menos de un mes para conocer los ganadores de la versión 2015 de los premios Oscar, y hasta la fecha ya he podido ver Boyhood, de Richard Linklater, Birdman, de Alejandro González Iñárritu, y American Sniper, de Clint Eastwood. Todas  del 2014. Todas recomendables. Pero sólo las dos primeras me parecen estar en la puerta del horno, casi listas para recibir el gran premio de la Academia.

         Si saco a American Sniper de las que compiten por el premio a Mejor película es por una razón que escapa de lo cinematográfico: su contenido político y la visión que tiene del conflicto estadounidense-irakí es paradójico y apunta directamente contra la guerra. Partiendo por la imagen que muestra de los musulmanes fundamentalistas, que llega a ser chocante de lo violenta, -aunque pueda ser así en la realidad- sin embargo, no creo que la Academia esté dispuesta a jugarse su norma de “lo correcto” en una película que toca un tema inconcluso y sumamente sensible como es la guerra post caída Torres Gemelas.

American-Sniper

              En ese sentido, American Sniper, es una película antibélica, pero conflictiva y paradójica para los Estados Unidos, porque además de presentar a los fundamentalistas musulmanes como unos carniceros, el héroe, el francotirador Chris Kyle, sufre enormemente por los dilemas morales que le son presentados. En ese sentido, el Chris Kyle de Eastwood es perfectamente comparable al vaquero protagonista de una de sus primeras películas de western, en The Outlaw Josey Wales (1976), que perseguía empedernidamente al asesino de su familia porque “el honor de la familia es sagrado”, con la gran diferencia de que en American Sniper, Chris “yo-no-renuncio” Kyle busca cobrar venganza por el honor del Estado y de una política de Gobierno, por sobre el de su propia familia.

                 Por esto, mejor no le pidamos a Hollywood tener una mirada sociológica en la entrega de premios y pasemos a las que, creo, sí tienen posibilidades de ganar.

             Birdman tiene méritos para ganar el premio a “Mejor película” de la Academia, por su ácido y atractivo comentario crítico que, como película, se hace a sí misma y a la industria del entretenimiento, sin embargo, se debería reconocer a Boyhood la apertura de un género que soterradamente ha ido haciéndose espacio en la gama de posibilidades narrativas del cine de ficción. Un género que habla al espectador estadounidense -y a toda persona que reconozca la influencia de la cultura norteamericana- más directamente, al no basar su guión en las típicas arbitrariedades que el relato de ficción exige normalmente al ser construido en Hollywood. Y eso es lo valioso de Boyhood, que pasa por alto esas convenciones, pues sus unidades diegéticas no se desarrollan en la clásica determinación causa-efecto, si no que parecen ir construyéndose a sí mismas luego de una observación de la realidad más justa, y a medida que los actores y personajes van creciendo en esta película filmada en 12 años.

birdman1

             No digo que Linklater haya creado un nuevo género ni que Boyhood sea una obra maestra, eso se dirá con el tiempo, pero sí marca un precedente positivo para el futuro del cine masivo -asumiendo que Linklater hace rato pertenece a la gran industria-, cosa que González Iñárritu no hace, pues se queda en la continuación del discurso crítico, en la reacción y en la ironía, sin poder dar un paso adelante en lo que a posibilidades de relato se refiere.

               Estoy de acuerdo con que Birdman es una película que te envuelve desde el principio para mostrar combinaciones y encuentros de unidades narrativas que no siempre son bienvenidas en Hollywood (por algo Map to the Stars (2014), de David Cronenberg, ni siquiera es nombrada en esta verisón de los Oscar), pero Boyhood va más allá, arriesgando tener parentesco con una película que tuvo mala recepción en el público como, Tree of life (2011), de Terrence Malik, pero que, por otro lado, también puede ser relacionada con la inmejorable película La vida de Adele (2013), de Abdellatif Kechiche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s