La vida de Adele y Fucking Amal: 2 bildungsroman lesbiano-femeninos


En respuesta a G y Silviasan

Ahora que he visto Show me love o Fucking Amal (1998) de Lukas Moodysson (en español), puedo decir que no sentí mayor emoción que la que sentí al ver La vida de Adele, ni por cerca. FA marca un precedente en el cine de crecimiento de mujeres lesbianas, pues tiene un estilo casi didáctico para que el espectador comprenda cómo se inicia una relación entre mujeres en un espacio social que no está preparado para aceptarlas. Los diálogos, actuaciones, ambientación y música grunge de la década de los noventas, lucen gastados al representar la intensidad emocional de los personajes que con dificultad intentan expresarse. Asimismo, el cómic de Julie Maroh, que sirvió de base al guión de LVDA, está más cerca de FA en cuanto a recursos formales. En cambio, los mismos recursos en LVDA, diálogos, actuaciones, iluminación y música, fluyen sin resequedades.

Imagen

La aspereza en FA es fiel al estilo indi en que la película fue hecha (filmada en 16 mm, con interiores estrechos, sofocantes, y los exteriores tienen poca iluminación artificial), así como la sensación de realidad de los recursos en LVDA se relaciona con los beneficios del cine digital, que permite filmar exteriores y primeros planos con un parecido mayor a la percepción que obtenemos con nuestros ojos. Ambas películas abordan el mismo tema (el crecimiento de jóvenes lesbianas) y sus protagonistas comparten espacios historiográficos similares (adolescencia, casa de padres, colegio, fiestas, calles), sin embargo, en LVDA hay una mayor continuidad de las emociones de las protagonistas.

Imagen

La gran diferencia entre estas películas es que cada una desarrolla un sentido propio del presente, lo cual tiene relación con dimensiones imposibles de cuantificar en un blog, pero la más importante, creo, es la imaginación de sus autores y la capacidad que tuvieron de absorber la realidad al momento de producir, y por esto último creo necesario traer al análisis el hecho de que los países de procedencia de ambas películas, Suecia y Francia, son conocidos por lo progresistas que fueron al crear leyes que reconocen los derechos LGBT en Europa, sin embargo, en LVDA se puede llegar a respirar el clima de emancipación, así como hoy vemos manifestaciones de libertad sexual en las calles y medios de comunicación, a pesar que no todas las sociedades o colectivos lo aceptan políticamente. Este hecho verídico está interpretado en LVDA en la intercalación de momentos tan íntimos, como políticos y educacionales del contexto de Adele, y pienso que estos recursos hacen a Adele y Emma “personas” más maduras, ciudadanas e independientes, en comparación con Agnes y Elin y el espacio historiográfico que habitan en FA.

Imagen

Hay 15 años de madurez y desarrollo cinematográfico entre una cinta y otra, crecimiento que Abdellatif Kechiche comprende y por eso se le aplaude y premia, como sinónimo de un momento de apertura del pensamiento crítico y colectivo, el cual no sería tal sin películas precursoras como Fucking Amal.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s