El otro día (2012): Señales desde la casa de Ignacio Agüero


Ignacio Agüero aparece en su último documental como un explorador, un antiguo marino en busca de libertad narrativa, pero que siempre lleva consigo un centro inmóvil. En El otro día, demuestra que todos sus documentales son sobre lo que hay entre él y Chile, distancias imaginarias recorridas a veces con una meta definida; otras, simplemente con el fin de viajar y aprender algo en el camino.

En ese campo historiográfico se mueven los documentales de Agüero:  El diario de Agustín, Como me da la gana, Aquí se construye, No olvidar, 100 niños esperando un tren y La abuela de mi mamá le contó a mi mamá. Cada uno de ellos construye un espacio de memoria acerca temas como la dictadura, derechos humanos, progreso, país y ciudad, educación, cultura y folclore.

El profesor y crítico nacional de cine, José Roman, parte escribiendo la frase “Entre el ser y la nada” (1986) en su análisis de Como me da la gana, documental que nació de la duda de Agüero: ¿hacia dónde vamos los cineastas chilenos en dictadura?  Elijo la oración “entre el ser y la nada” porque sirve como premisa para cualquier ejercicio que busque pureza en el pensamiento o mirada. Porque la duda y la reflexión producida entre el ser y la nada, es el motor inmóvil que impulsa a Agüero a buscar nuevos recorridos en sus documentales, como en El otro día, documental ganador de la competencia nacional del FIDOCS 2013. 

Imagen

elotrodia2elotrodia5

El otro día une los estímulos de reflexión autobiográfica y exploratoria que el director ha demostrado tener en su trabajo. Por lo tanto, el juego que propone persigue dos objetivos: recorrer distintos espacios de la memoria de Agüero, a través de los objetos que están dentro su casa, que se imponen y guardan historias del pasado.  Y el segundo objetivo es conocer los barrios y casas de las personas que tocan el timbre de la casa del director. Razones por las cuales, Agüero traza, en un mapa que tiene en su casa, líneas de lana roja que van desde su ubicación, en el centro de Providencia, hacia barrios de la periferia de Santiago. Los recorridos que hace el director por Renca, Huechuraba, La Cisterna, y otras comunas no especificadas, cuentan historias que van de la adicción a la inseguridad, falta de oportunidades o conformidad que sufren familias jóvenes y no tan jóvenes.

Agüero es imparcial con sus anfitriones, a todos los interroga del mismo modo, sin indicios de querer intervenir en sus vidas, con la motivación única de explorar. En este sentido, El otro día tiene similitudes con Guest, el diario de viajes por el mundo, que hace el director español de cine, José Luis Guerín, en 2010. Sin embargo, Agüero termina involucrado más de lo esperado con una de las personas que conoce, y para darse cuenta de esto, sólo hay que quedarse atento hasta los créditos finales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s