Documental: Cuentos sobre el Futuro, de Pachi Bustos (2012)


cuentos sobre el futuro 2  Me gusta pensar que las buenas películas tienen una historia oculta dentro de ellas. Anoche en la librería Qué Leo, le escuché decir algo parecido a Alicia Scherson sobre su adaptación cinematográfica que hizo de Una novelita Lumpen, de Roberto Bolaño. Libro y película que no he llegado a leer ni a ver, aún. Pero la conversación entre Scherson y María José Viera-Gallo me llevó unos minutos a repensar en  el documental que había visto antes en la Cineteca.

Cuentos sobre el futuro es el primer y último documental que ha hecho Pachi Bustos, teniendo entremedio a los bien conocidos documentales, Actores Secundarios (2004) y Ángeles Negros (2007). Es el primero porque, a fines de los años noventas, ella junto a compañeros de Periodismo de la Universidad Católica de Santiago, obtuvo las grabaciones semilla del taller de vídeo que hicieron a escolares del sector sur-poniente de La Florida, llamado Los Navíos. En este taller cuatro alumnos destacaron por su motivación y alegría al verse animando programas de noticias locales, y usando las máquinas de filmación y micrófonos que les fueron prestados.  

En las historias que están dentro de la narración, Pachi nos muestra primero a los cuatro protagonistas, dos hombres y dos mujeres, en formato de cintas de vídeo, con no más que catorce años, frente a la cámara, con el desgarbo propio de la adolescencia, pero con la ensoñación única de la inocencia. Entonces, el espectador puede saber desde ya que el futuro que viene es el tiempo reciente, el registro del presente, y sin rodeos, se presentan  las ruinas de ese taller, y las huellas de esos aprendizajes sobre medios de comunicación, que se convirtieron en nada más que confianza y soltura frente a la cámara.

cuentos sobre el futuro*

De este modo, los cuatro protagonistas, ahora adultos, exponen con generosidad extrema sus estados actuales. Sin el menor ánimo de querer ocultar sus conquistas personales, como la rehabilitación luego de la adicción, o la capacidad adulta de soñar; ni los lastres que no han podido quitarse de encima, como el alcoholismo vitalicio del padre de una de las mujeres del documental.

En realidad, éste es el último documental que ha hecho Pachi Bustos, que se estrenó recién en 2012, en festivales donde ganó premios por su calidad, sin embargo, este año sólo se reestrenó en salas estatales, como la Cineteca Nacional y el Museo de la Memoria en Santiago, quedando fuera del circuito comercial. Pero más allá eso, esta película se rescata a sí misma por la misión que tiene de querer mostrar el desvío/ permanencia de valores como la alegría e imaginación, o la diferencia entre el pasado y futuro –que puede ser grande o pequeña, según desee el espectador- dentro de un marco que cuenta otra historia, una menos esperanzadora, que tiene que ver con el interrumpido desarrollo que tuvo –y tiene todavía-  esta educación audiovisual.

* Imágenes sacadas CineChile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s